viernes, 28 de noviembre de 2014

Si fuera un recién licenciado (4/9): La preparación de la entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es el momento clave en la mayoría de los procesos de selección. Desde el punto de vista del entrevistador los objetivos básicos son saber si el candidato PUEDE y QUIERE, es decir:
  • Saber si el candidato tiene las capacidades y competencias para realizar el puesto de trabajo (PUEDE)
  • Conocer si tiene interés en el proyecto y desarrollo profesional que la empresa le puede ofrecer (QUIERE)
Cuando se cumplen estas dos premisas, se suele decir que el candidato encaja. Es importante tener en mente que el proceso de selección es un proceso de encaje. Si las capacidades o intereses del candidato son distintas de las requeridas, no será seleccionado, y este hecho no tiene nada que ver con la valía profesional de cada uno.

El entrevistador suele tener experiencia en procesos de selección, y además normalmente ha preparado la entrevista a conciencia ya que ha invertido tiempo en describir la necesidad (perfil y puesto de trabajo), seleccionar los CV y decidir los candidatos que va a entrevistar.

Como candidato, hay que tener en mente que se trata de un proceso que requerirá también de una adecuada preparación para destacar sobre el resto de candidatos.

LA PREPARACIÓN DE LA ENTREVISTA.

En primer lugar, antes de ir a la entrevista de trabajo, es conveniente obtener toda la información posible sobre la empresa, y si es posible, sobre tu entrevistador. Habla con gente que conozcas, busca información, y por supuesto, accede a la web de la empresa, revisa los datos generales y en particular los que puedan ser más relevantes en tu área. Es probable que te hagan preguntas sobre este tema.

Por ejemplo, cuando muestras interés por una compañía, es positivo argumentar dicho interés y aprovechar para demostrar tu conocimiento sobre ella. Por ejemplo: " estoy interesado en ser contratado ya que quiero desarrollar mi carrera en un ámbito internacional y he visto en la web que  estáis presentes en 20 países, fomentáis la movilidad, tenéis una política de asignaciones internacionales, etc."

De cara a obtener información sobre la organización, piensa en qué medida te pueden ayudar las redes sociales. A través de Linkedin puedes descubrir amigos que trabajan o han trabajado en esa empresa, o que te pueden poner en contacto con contactos que la conozcan. Puedes usar las redes sociales para contactar con ellos de una forma amigable y pedir referencias.

IDENTIFICAR TUS PUNTOS FUERTES Y ÁREAS DE MEJORA.

De cara a afrontar la entrevista, es conveniente preparar un guión sobre cuáles son tus principales puntos fuertes y áreas de mejora. Mi recomendación es que te prepares las siguientes preguntas:
  • En el caso de tus puntos fuertes ¿en qué medida me ayudaría a contribuir en el nuevo puesto?
  • En el caso de tus áreas de mejora ¿qué puedo hacer para mejorar y contribuir más en el nuevo puesto?
En la medida de lo posible hay que preparar los argumentos que te ayuden a explicar cómo tus capacidades te llevarán a contribuir en el puesto al que estás optando.

Si te preguntan por tus áreas de mejora, responde con honestidad y trata de usar la tradicional técnica de la Formulación positiva para argumentar tu interés y capacidad para desempeñar el puesto de trabajo. Un par de ejemplos:
  • “Veo que ya has sido responsable comercial de cuentas” – Respuesta: Sí, aunque en un entorno diferente, creo que la experiencia me ha aportado mucho, aunque me queda mucho por aprender. El entorno comercial me apasiona. 
  • “No tiene experiencia en un puesto de responsabilidad europea” - Respuesta”: No, pero estoy muy motivado ante la posibilidad de comenzar en este puesto y tengo una gran capacidad de aprendizaje. Además, en el puesto que vengo desarrollando hasta ahora tengo trato con otras filiales y trabajo en inglés por lo que considero que la metodología de trabajo que he aprendido me resultará de gran utilidad.
En resumen, una adecuada preparación te ayudará mucho a mejorar tus respuestas y a convencer al entrevistador de que eres un excelente candidato.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Si fuera un recién licenciado (3/9): CV, Marca Personal y Redes Sociales

El primer paso clásico en el proceso de búsqueda de trabajo es la confección de un Curriculum Vitae (CV) o conjunto de experiencias laborales, educación e intereses de cada uno. Los apartados normales de un CV son:
  • Encabezado con tus datos básicos y de contacto. 
  • Objetivo y/o Perfil profesional que puede contener:
    • empleo que se desea conseguir o empresas en la que le gustaría trabajar
    • experiencia, estudios, habilidades o fortalezas profesionales que quieras destacar 
  • Experiencia laboral: es recomendable comenzar por el último trabajo e incluir la empresa, fechas, posición ocupada y principales logros.
  • Educación con formación oficial, cursos y seminarios en los que se ha participado
  • Idiomas con el nivel tanto oral como escrito, e incluyendo los certificados o estudios que se hayan realizado específicos en esta materia
  • Intereses en los que se suele incluir tus aficiones
  • Referencias  o simplemente añadir una frase en la que se dice que se facilitará el contacto si así lo solicita el entrevistador.
Hay muchas páginas web en las que puedes encontrar formatos y consejos prácticos para confeccionar un buen CV, pero algunas ideas para tener en mente son:
  • Cuida las palabras. No es lo mismo dirigir (estrategia) que gestionar (táctico), supervisar que realizar, etc. 
  • Describe en detalle los puestos y responsabilidades que has tenido: actividades, facturación, personas a tu cargo, etc.
  • Destaca tus logros en cada actividad que hayas realizado.
  • Personaliza el CV siempre que pienses que se puede ordenar la información o destacar algún aspecto relevante de cara a la posición a la que estés optando.
  • Revisa la ortografía antes de enviarlo. Puedes usar un corrector de texto para asegurarte de que no hay faltas.
  • Cuida el formato, procura que el CV quede visual, y si incluyes una fotografía, que sea profesional y de calidad. La primera impresión es importante.

MARCA PERSONAL

El concepto de CV está siendo superado por el de marca personal.

La marca personal, en inglés Personal Branding, es un concepto que cambia la perspectiva de nuestra imagen, y nos posiciona como una marca. Por tanto, nuestra marca, al igual que las marcas comerciales, debe ser elaborada, transmitida y protegida, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones profesionales. Este concepto surgió como una técnica para la búsqueda de trabajo.

La marca ha experimentado un gran auge con Internet. Hace años, la única información que tenía un reclutador de un candidato era su CV. Sin embargo, actualmente las empresas pueden "googlear" tu nombre y encontrar fácilmente toda la información disponible en la web.

Por este motivo, es importante cuidar tu presencia en las redes sociales. Si quieres participar en Internet en temas que puedan ser potencialmente malinterpretados, siempre puedes usar un pseudónimo.

Por otra parte, Internet es una oportunidad para todos los candidatos de darse a conocer de mil y una formas. Es conveniente que la información que aparezca en Internet sea coherente con tu CV y refuerce los mensajes que quieres transmitir. 

TU CV EN LAS REDES SOCIALES

Si os fijáis, mucha gente tiene buena parte de su CV en Internet disponible a través de las redes sociales. Por ejemplo, puedes encontrar :
  • Objetivo profesional - en Linkedin o Twitter donde se describen muchas veces los  intereses profesionales.
  • Experiencia laboral - normalmente en Linkedin o Facebook
  • Intereses - en Pinterest, Flickr o Twitter, etc.
Una de las cosas que te puede ayudar en tu búsqueda de trabajo es tener tu CV bien presentado en alguna de las redes sociales más habituales. En España, actualmente, la red social más frecuentada por las empresas de selección es Linkedin.

Si envías tu CV por mail o correo postal, recuerda la importancia de elaborar una carta de presentación para cada proceso. Es una oportunidad para demostrar el conocimiento que tienes de la empresa, argumentar tu interés  y destacar tus principales capacidades para contribuir en el puesto al que optas.