domingo, 21 de diciembre de 2014

Si fuera un recién licenciado (5/9): La entrevista de trabajo

En primer lugar, muchas veces me preguntan cómo recomiendo ir vestido a la entrevista. Cada empresa tiene su propio estilo, pero mi recomendación es vestir pensando en el puesto que te gustaría tener en un futuro más que en el puesto al que optas en ese momento. La imagen es importante.

Es normal que los procesos incluyan más de una entrevista, ya que te puede conocer el responsable de Recursos Humanos (un profesional que valore tus capacidades y perfil general), futuro jefe, experto funcional (que indague en tu formación especializada) e incluso el Director General dependiendo de las empresas y el puesto.

Cada una de ellas tendrá matices diferentes, y la preparación es importante, entre otras cosas, para que seas coherente a lo largo de todas.

Una vez que empieza la entrevista, responde  a las preguntas con naturalidad y procura tener una actitud proactiva. Recuerda que eres tú quien debe convencer al entrevistador, y las preguntas son también oportunidades para demostrar que puedes contribuir en el puesto de trabajo. Puede haber preguntas en las que tengas que tomar una actitud más defensiva, pero no debería ser en todas. Si te has preparado bien, tendrás muchos argumentos preparados para distintas situaciones, podrás mantener un mensaje coherente y estarás en mejor disposición para transmitir los mensajes que quieres hacer llegar.

Hay ciertas preguntas para las que hay que estar preparados. Ahí van algunas:

1. Dime tres virtudes y tres defectos que tengas. Es más fácil empezar por las virtudes y lo difícil suele ser sólo mencionar tres... Bromas aparte, muchos entrevistados tienen dificultades con la segunda parte. Un par de trucos.

Primero, acuérdate de la reformulación positiva. En vez de defectos, habla de "áreas de mejora". Te facilitará el discurso.

Segundo, piensa en lo que podrías mejorar en relación al puesto al que estás optando. De esta forma, puedes mencionar temas que el entrevistador va a descubrir en cualquier caso, y demuestras seguridad y confianza al reconocerlo. Por ejemplo, es bastante normal optar a un puesto y que no tengas experiencia en todas las áreas que abarca. Es un buen momento para reconocer este hecho, y matizarlo diciendo que estarías encantado de estudiar y aprender.

Si el entrevistador insiste en este tema y quiere una respuesta personal para conocer mejor tu perfil, la mejor solución pasa por conocerse a uno mismo y saber explicar cual es nuestro carácter. No pienses que el interés de la pregunta es saber tu defecto, sino obtener pistas sobre tu perfil y conocer tu capacidad para la autocrítica. En muchos casos, puedes convertir tu defecto en algo que te puede ayudar en tu nuevo puesto de trabajo. Por ejemplo, si eres introvertido o extrovertido será relevante para un perfil más analítico o comercial. Si eres perfeccionista, seguro que hay algún área de tu nuevo trabajo en el que te puede ayudar. Si eres desordenado, puedes relacionarlo con tus momentos de creatividad. En muchas ocasiones, algún amigo o familiar te puede ayudar a preparar este tipo de preguntas.

2. ¿Dónde te gustaría estar profesionalmente en 10-15 años?. Esta pregunta tiene como objetivo descubrir los intereses a largo plazo de la persona, y en concreto, si están alineados con la evolución natural del puesto al que optas. Recuerda que la empresa invertirá en tu formación durante los primeros meses para que te adaptes y que tu pronta marcha, si no te gusta el trabajo, les llevará a perder toda esa inversión realizada. Es importante que tu respuesta sea coherente con los intereses que has mostrado durante el resto de la entrevista.

Adicionalmente, es una pregunta abierta que te da una buena oportunidad para seguir el guión preparado y desarrollar tu interés por el puesto y la empresa. Por ejemplo: "En cuanto al contenido, a largo plazo me veo como Director Financiero, por este motivo el puesto de analista financiero al que opto presenta un primer paso muy atractivo para mí. Respecto al entorno, me veo trabajando en una multinacional y me resulta muy atractivo esta empresa  que tiene presencia en más de 12 países.... ". De nuevo, en una respuesta muestras interés, conocimiento, coherencia y capacidad de argumentación.
3.      ¿Qué le hace mejor que otros candidatos?Una pregunta abierta de este tipo es la oportunidad que buscan todos los candidatos que se han preparado la entrevista. Es el momento de exponer tu guión destacando tus puntos fuertes. Aprovecha el momento.
4.      ¿Por qué quiere trabajar con nosotros? En tu respuesta es positivo demostrar que conoces la empresa, y en especial destacar todos los argumentos sobre cómo tu perfil encaja en la compañía.
5.      ¿Cuáles son sus expectativas económicas? Dentro de la importancia que tenga para ti y cual sea tu situación y expectativas, procura restarle importancia al tema durante la entrevista. El objetivo principal es convencer de que eres un buen candidato. En la medida de lo posible, deja el tema económico para el final. De cara a negociar el salario al final del proceso, es interesante conocer cuánto están cobrando tus compañeros con similar formación en empresas que sean comparables. Esta información te facilitará la conversación cuando llegue el momento.
6.      ¿Estás en otros procesos de selección?. No debes tener problema en reconocer que estás en otros procesos de selección. Es normal. Si te preguntan detalles, no hace falta que digas los nombres de las empresas ni des detalle de cómo estás de avanzado en el proceso. Sin embargo, cuida que la información que estés dando sea coherente con todo lo que has dicho anteriormente. Si estás en procesos de perfil muy diferente puedes causar la impresión de no saber lo que quieres o lo que realmente te gusta.

7.      ¿Tienes alguna pregunta? Las entrevistas son largas, y en muchas ocasiones llegas cansado al tramo final, pero es bueno hacer preguntas si puedes. Es una oportunidad para conocer tu futuro entorno de trabajo, la opinión del entrevistador y obtener información sobre cualquier aspecto que te interese. Si no tienes alguna inquietud en concreto, solicita información sobre tipos de tareas que vayas a realizar, la formación que te puedan dar, el ambiente de trabajo, actividades más frecuentes, etc. Por ejemplo: Has mencionado que sería el responsable de analizar el reporting mensual, ¿me puedes dar algo más de detalle de que responsabilidades y actividades implicaría? Recuerda que la entrevista es una gran oportunidad para ti de conocer la empresa, y descubrir si realmente te gustaría trabajar en ella.

En resumen, aprovecha la entrevista para transmitir todo tu conocimiento e ilusión, y destacar tus fortalezas según el guión que has preparado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.